St.  John  the  Evangelist Catholic  Church

8908 Old Branch Avenue, Clinton, MD 20735  

 

reflexiones (2020)
Mes Actual Con Archivo Mensual

 

  

  

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Perdonar de corazón”

Hoy, el Evangelio de Mateo nos provoca y sitúa en una encrucijada. Por la condición humana sabemos y experimentamos que el perdón no es fácil. Jesús, el Maestro, nos presenta la dinámica del Reino de Dios sustentada en la mayor expresión del amor.

Quien no ama, difícilmente conseguirá perdonar. La parábola nos presenta una realidad que va más allá de la historia en sí. ¡Cómo nos gusta y deseamos ser perdonados y perdonadas! ¡Qué difícil es perdonar! La dinámica del Reino de Dios nos permite, por un lado, experimentar en lo más profundo del propio ser, el amor que dignifica, el perdón que reconstruye y, por otro, exige la coherencia propia de quien ha recibido y

 

 

XIX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

 

experimentado dignidad y confianza renovada, es decir, se nos exige gratuidad y perdonar de corazón a quien nos ofende.

El Maestro habló, explicó, invitó a ser testigos de ese amor que perdona una y otra vez. El Maestro, el Hijo de Dios, lo vivió radicalmente y lo expresó en la cruz: “Padre perdónales porque no saben lo que hacen”. Esta es nuestra medida: el amor que dignifica y el perdón que reconstruye. Expresión radical, donde nos lo jugamos todo, y contribución real en la consolidación del Reino de Dios. Lo demás son pequeños matices.

 

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

 

 

 

             

 

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Suscitar esperanza común”

Son los momentos de crisis lo que propician la expectativa de una nueva manera de vivir con la llegada del Mesías, esta expectativa mesiánica se cumple en Jesús.

La raíz de la esperanza está en un cambio de mentalidad, en una conversión del corazón. Por eso Jesús, en el Evangelio, nos convoca a dialogar, conversar, debatir, intercambiar ideas, construir, sumar, soñar, amasar proyectos, en el marco de la escucha sincera y del encuentro. Es la Comunidad la encargada de promover el encuentro y dar el perdón.

El perdón es una nueva oportunidad para fraguar la esperanza. Perdonar de corazón. Perdonar en comunidad. Perdonar para

 

 

XIX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 


sanar corazones heridos y rotos. Perdonar para perdonarnos. Perdonar para poder seguir caminando. Perdonar para vivir la aceptación del otro como el otro es y no como yo quiero que sea. Perdonar para vivir metidos en la realidad.

Perdonar para poder sentirnos libres y poder caminar juntos cada día por los caminos de vida que Dios nos abre. En este tiempo que nos toca vivir, estamos llamados a pedir confiadamente, en la certeza que nos estamos solos, que Jesús está en medio nuestro y nos inspira a gestar una nueva forma de vivir.

 

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

 

 

 

 

 

 

 

          

 

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?”

Una vieja inquietud para el ser humano: ¿quién es el más importante? Una cultura de la competitividad, muchas veces desleal, que nos arrastra a pisotear la dignidad de las personas, enfrentando unas a otras con tal de conseguir poder y dominio. Estar por encima de los demás y ser quien dispone cómo tienen que ser las cosas y de qué manera se han de llevar a cabo.

Jesús coloca a un niño en medio de ellos. Es más elocuente la figura del niño y adquiere un sentido mayor, cuando la Palabra llena de mayor contenido el signo.

Jesús les dice: “En verdad os digo que, si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.” Dos

 

 

XIX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

cosas destaca: convertirse, es decir cambiar de mentalidad, que es por donde empieza la conversión; hacerse como niños, es decir, sencillez, humildad y deseo de aprender, que es lo que caracteriza al niño. En el niño no hay doblez, todo es más simple. Hay humildad, no se pone por encima de los otros.

Te sorprenden cuando ves cómo se solidarizan compartiendo lo que podría ser el logro de uno. Un extraordinario deseo de saber. Jesús en otro lugar afirma: todo el que escucha al Padre y aprende, viene a mí.

 

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

 

 

 

 

 

          

 

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo”

Seguro que a muchos que oyeron a Jesús por primera vez las palabras del evangelio de hoy: “El que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga”, les parecieron duras y que era mejor no seguirle, si lo único que nos propone son cruces, renuncias, sufrimientos… Pero no es así, y claro que merece la pena seguir a Jesús. Para un cristiano todo empieza cuando se encuentra con Jesús y le descubre como un verdadero tesoro. Un tesoro que es

 

 

XVIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

 

capaz de llenar el corazón humano con lo que más anhela: amor, luz, sentido, esperanza, emoción… Las renuncias y las cruces para un cristiano vienen por rechazar todo lo que no nos deje seguir a Jesús y continuar gozando de la vida y vida en abundancia que él nos regala. Se sale ganando siguiendo a Jesús. “Negarse a sí mismo” es lo contrario de “negar a Cristo”. Quien niega a Cristo no entrega la vida, quien sigue a Cristo entrega la vida y llena su corazón de amor y de profunda alegría.

 

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

 

 

 

 

        

  

 

  

 

 

Reflexion: 

“Salir de nuestra zona de confort”

Hemos escuchado, leído, visto… nos han contado, hemos vivido y parece que mucho ha pasado como una película en la pantalla de nuestro televisor, uno de alta definición, grande, con buen sonido nuestros sentimientos se han quedado estancados en lo que hemos percibido pero no han dado pasos para ver dónde queremos llegar después de todo esto.

Tras la transfiguración de Jesús los discípulos le plantean a Jesús quedarse donde están, porque se sienten seguros, porque, a pesar del susto, se sienten protegidos.

 

XVIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

 

Tras lo vivido damos por hecho que es bueno quedarnos donde estamos, creemos que lo fácil y lo mejor es volver a nuestra normalidad y no entendemos que todo ha cambiado, que de ahora en adelante la vida no va a ser igual, que no podemos vivir asustados pero tampoco tan confiados que preferimos volver a nuestra monotonía, a nuestra rutina y no buscamos qué hacer después de lo vivido, seguimos mirando la pantalla del televisor para intentar descubrir qué es lo que nos dicen ahora que debemos hacer, o protestar por ello sin poner nada de nuestra parte para que mejore la situación.

 

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

 

 

 

 

        

  

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Mujer, ¡qué grande es tu fe!”

En no pocas ocasiones elegimos mal, y entendemos mal nuestra relación con los hijos. No sólo basta con darles de comer, cubrir sus necesidades (que muchas veces no lo son), educarlos; también hay que estar presente en cada uno de los acontecimientos importantes de su vida.

Educar significa estar presente, encaminar, desarrollar las facultades intelectuales y morales por medio de normas que ayuden al crecimiento. Se necesitan establecer límites adecuados y oportunos para que nuestros hijos no se conviertan en pequeños dictadores. Un no a tiempo supone un aprendizaje para levantarse ante los fracasos futuros. Sin embargo, ante todo, educar es creer a quien se educa: en sus esfuerzos, en su capacidad de superación.

 

XVIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

 

A veces recurrimos al chantaje emocional para que nuestros hijos nos obedezcan, y otras veces, los dejamos abandonados a su suerte, creyendo que estaremos presentes y apoyando cuando caiga.

Sin embargo, hay ocasiones que atendemos mejor a nuestras mascotas que a nuestros hijos. De ahí la reprimenda de Jesús a la mujer cananea.

Es cierto, que a veces los hijos se niegan a aceptar el cariño y el sacrificio de sus padres cuando crecen. La vergüenza que crece en ellos por depender de sus padres se convierte en un estado de rechazo y animadversión donde crece la rebeldía. Pero no por ello, debemos de perder la esperanza y la fe. Sólo son etapas de crisis por las que hay que pasar, para encontrarnos nuevamente en un estado de serenidad y armonía.

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

 

 

 

      

 

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Dejadlos; son ciegos guías de ciegos”

La vivencia de nuestra fe ha de evitar dos extremos. Por una parte, la actitud de quien vive un rigorismo donde se pone el acento en las formas, los ritos. El “cumplir por cumplir”, olvidando el espíritu del evangelio. Por otra parte, está la de quienes viven su fe desde una anarquía donde no cabe ninguna forma, ninguna ley. Entre estos extremos está la vivencia equilibrada de la fe.

Jesús nos recuerda hoy que vivir para “cumplir” ritos, costumbres, tradiciones, dejando de lado el espíritu, trae como consecuencia una vida seca, raquítica.

El contexto es, una vez más, el enfrentamiento con los “fariseos y algunos maestros de ley venidos de Jerusalén”. El origen de la polémica está en el hecho de que los discípulos no practiquen las abluciones rituales. Jesús ahonda en lo

 

XVIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

que suele haber detrás de muchas posturas de estos

 

“entendidos” de la ley. Han sustituido el mandato del Señor por costumbres y tradiciones humanas, que, con frecuencia, dejan de lado el espíritu que debe estar más allá de esas costumbres.

La actitud de Jesús es la de quien ha venido a poner orden en la relación con Dios. Y en esa relación lo que ha de primar es la interioridad de las personas; ese núcleo donde predomina la verdad de lo que realmente somos. Desde ahí han de surgir los gestos, los ritos, que vienen a expresar lo que hay de verdad en las personas. Ahí comienza la verdadera actitud religiosa del cristiano, del interior.

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

 

 

    

 

 

 

 

 

 

Reflexion: 

¿Por qué has dudado?

Este trato íntimo con Dios no nos aleja de los demás, al contrario, siguiendo el ejemplo de Jesús que se acercó a los apóstoles estando en apuros en medio de la noche, nos hace estar presente en las situaciones dolorosas de la humanidad, con una presencia silenciosa, pero real y cargada de fe y de esperanza.

¿Por qué has dudado?, dijo Jesús a Pedro y nos dice a nosotros ¿por qué dudáis? ¿Por qué dudamos de que Dios está con nosotros, aún en medio de esta terrible pandemia que sigue asolando y que tanto sufrimiento, dolor, desconcierto y angustia está provocando a la humanidad? ¿No está Él permitiendo toda esta situación para que aunemos

esfuerzos, voluntades, iniciativas, caigamos en la uenta de que todos somos

 

XVIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

pobres, vulnerables, nos necesitamos y de que si acogemos a Jesús en nuestra barca, la tempestad amainará y llegará la calma?

Hemos de tener fe en su persona, en su palabra, en su poder y en su divinidad. Los Apóstoles así lo reconocieron, a pesar de sus temores y luchas, y así lo proclamaban e iban de ciudad en ciudad anunciando la Buena Noticia de Jesús, la salvación y liberación que trajo a todos.

¿Seremos capaces los cristianos del siglo XXI de seguir viviendo la fe con alegría, poniendo los ojos en el único que nos trae la salvación y nos da la verdadera vida, produciendo frutos de fraternidad, entendimiento, respeto y amor?

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Juan el Bautista precede a Jesús y anticipa su final”

Juan el Bautista, el que precede a Jesús y allana su camino, el que lo reconoce y lo muestra a la humanidad, muere por el egoísmo y la cobardía de los hombres. También en su muerte precede a Jesús, y anticipa lo que será su final.

Los seres humanos contamos con muchos valores, muchas actitudes positivas que pueden hacernos ser personas integras, coherentes, responsables… Pero también con actitudes que pueden destrozarnos como personas y hacer mucho daño a los demás.

Vemos cómo Herodes, a pesar de sus convicciones, tiene que ir en contra de ellas por su egoísmo y falta de justicia.

 

XVII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

Un reto el que hoy se nos presenta… ¿Cuántas veces nuestros egoísmos nos hacen actuar como a Herodes, cambiando de opinión para quedar bien, para caer bien a los demás?

Criticar, despreciar, murmurar en contra de alguien es condenar, matar metafóricamente a esa persona; desvelar algún secreto confiado, es destruirla, destrozarla. ¡Qué fácil es la murmuración! ¡Qué destructiva es la crítica!

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

-----------------------------ARCHIVIDO DE REFLEXIONES (2020)-------------------------------

 

abril mayo junio julio agosto  septiembre  octubre  noviembre  diciembre