reflexiones (2020)


de Julio de 2020 

 

 

    

  

  

 

 

 

 

 

Reflexion: 

¿No es este el hijo del carpintero? ¿De dónde saca todo eso?

La verdad es que en un primer momento nos parece comprensible la reacción de los paisanos de Jesús. Les resultaba difícil dar el salto. El salto de verle como uno más de su ciudad, como a ese al que habían tratado siempre como el hijo del carpintero, del que conocían a María su Madre y toda su familia… y verle ahora como el predicador lleno de sabiduría y hacedor de milagros…y no digamos dar el salto de verle como un hombre a verle como el Hijo de Dios.

En su vida pública, Jesús, poco a poco, a través de sus palabras con sabor especial, a través de sus signos y prodigios, a través su manera distinta a de portase… quiso

 

XVII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

 

hacer ver a sus oyentes que él era alguien muy especial, que era no solamente un hombre como otro cualquiera sino que era el enviado de Dios, que era el Hijo de Dios. Trató de convencerles de que merecía la pena confiar en él y hacerle caso porque su mensaje, su camino conducía a la salvación, a vivir la vida con sentido y esperanza ya en el trayecto terreno, antes de desembocar en la resurrección a la vida de total felicidad.

 

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

 

    

 

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Hacerse discípulo del Reino de los Cielos”

Esta historia de la red echada en la mar, resulta muy conocida por la gente de Galilea que vive alrededor del lago. Escuchar a Jesús sería como verse haciendo la faena que saben bien hacer. Los pescadores salen al mar con esta única finalidad: echar la red, recoger muchos peces y llevarla llena hasta la orilla de la playa. Ahí escoger y separar los peces buenos de los malos, unos para llevarlos a casa otros tirarlos porque no sirven. No hay mayor satisfacción para un pescador al finalizar el día que ver recompensado su duro trabajo.

Jesús les invita y hoy lo hace también a nosotros a aplicarnos el sentido de esta parábola, la explicación es clara a pesar de su dureza para que nos tomemos el tiempo de reflexionar y lleguemos a entender el mensaje que nos

 

XVII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

presenta: “así sucederá al fin del mundo, los ángeles separarán a los malos de entre los justos y los echaran en el horno de fuego…” Son imágenes súper fuertes que describen a aquellos que se separan de Dios o que no quieren saber ni deber nada a Dios. No es Dios el que excluya, desea que nadie se condene. Uno mismo es el que se auto-excluye y se niega a tener Vida y vida en abundancia que es lo que nos entrega Jesús.

Creo que hasta a Jesús le parecen fuertes, dolorosas y se adelanta a pregúntales y a preguntarnos” ¿Habéis entendido todo esto?”, el sí de sus oyentes le animó a entregarles la explicación de la conclusión final. Lo hace con una corta comparación: “El que se hace discípulo del Reino de los Cielos, -esto es lo esencial-es semejante al dueño de una casa que saca cosas nuevas y cosas viejas” 

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Yo soy la resurrección y la vida. ¿Crees esto?”

No es difícil imaginarse cómo era Lázaro entre dos hermanas: la mandona y la callada; la intrépida Marta y la tranquila María. Y él, Lázaro, que significa “el ayudado por Dios”, en el medio, pacificando muchas veces, quitando la razón a una y dándose a la otra según las circunstancias. A veces se hartaría de las dos hermanas y se iría al huerto a cavar, desbrozar o sentarse a pensar a la sombra de alguna higuera. Lázaro se ha adelantado en esa experiencia personal de la muerte. No sabemos cómo fue. Lo que sí sabemos es que Jesús le consideraba “su mejor amigo”. Todo un lujo. Fácil es acudir al recurso de la “acción/contemplación”. Marta la activa y María la contemplativa. Mejor será acudir a la solución intermedia, ya que la una sin la otra no se sostienen, del Lázaro equilibrado, sensato, prudente, mediador.

 

XVII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

Y Marta, saliendo al encuentro de Jesús que viene a acompañarlas, se queja dolorida por ese aparente abandono: si hubieras estado aquí… sí, ya sé que resucitará en el último día, pero… Y Jesús se reafirma con contundencia: Yo soy la resurrección y la vida. ¿Crees esto?... No es momento de disquisiciones intelectuales, de dudas interiores, sino de anuncio claro: Yo soy y de respuesta firme: Sí, Señor, yo creo que tú eres el Cristo… Parece un juego de “yoes”, a ver quién de los dos tiene más fuerza; pero bien analizado vemos que no hay yoísmo alguno, sino centralidad de la fe, y con ella, de la esperanza, que se fundamentan en la amistad, en el afecto mutuo entre los cuatro: Jesús, Marta, María y Lázaro.

Todos tenemos experiencia familiar y sabemos que muchas veces, la mayoría, un hermano no es amigo, es relación afectiva impuesta por los alzos de sangre; en cambio, tenemos la experiencia de que un amigo fiel tiene todas las características de la hermandad, sin pedir nada a cambio.

 

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

  

 

           

 

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Somos trigo y cizaña”

Jesús hace su homilía de la parábola en la que se describe cómo a pesar de sembrar buena semilla, aparece la cizaña, las malas yerbas en el sembrado. Y, frente a la solución inmediata de quitar las malas hierbas, el amo de la tierra dice “dejadlas crecer juntas”. Hay que esperar a la siega. Jesús quiere que no seamos nosotros los que arranquemos lo que estimamos malas hierbas. Podríamos arrancar con ellas lo que brota de buena semilla, el trigo. Es tarea que hay que dejar a Dios o a los ángeles, sus enviados. Pertenece a la enseñanza de Jesús: “no juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados”.

Convivir trigo y cizaña pertenece a nuestra condición humana. Y no pensemos solo ni tanto en su dimensión social, sino en nuestro propio ser. En él está sembrada buena semilla y germina y crece, pero no está

 

XVII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

sola. También en cada uno de nosotros aparece la cizaña. Somos suma de trigo y cizaña en dialéctica convivencia. De pulsiones positivas y de pulsiones negativas. O sea, con tendencias al mal y al bien. Vivir con dignidad es ver cómo lo bueno se impone sobre lo malo, pero sin pretender que lo malo que se genera y crece en nosotros vaya a desaparecer. Hemos de saber dar buen fruto, en lucha con la cizaña que se quiere imponer y que nos acompañará hasta el final del vivir.

Esa es la realidad de nuestra condición humana; no aceptarlo es autoengaño. Conocerse bien es la primera tarea que tiene el ser humano. Y no la más fácil. Pero san Agustín ponía en boca de Dios: “trata de conocerte a ti mismo y me conocerás a mí”.

 

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

  

 

 

         

 

 

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Expuso el Reino en Parábolas”

Las dos parábolas que hoy emplea Mateo, la de la semilla y la de la levadura, expresan cómo el Reino crece de una manera escondida y silenciosa; el grano de mostaza, siendo tan pequeño, crece hasta hacerse un arbusto y presta un servicio a los pájaros que puedan reposar en él. La levadura hace crecer la masa para que el pan sea blando y sirva de alimento.

El Reino, como el grano de mostaza, es una semilla muy pequeña, es decir, que es humilde, no aparece con gran esplendor, no es autosuficiente y para crecer en nosotros debe ser acogido. Esta semilla respeta nuestra libertad, no nos coacciona, es discreta y solicita nuestro permiso para crecer; cada uno de nosotros debe regarla en nuestra tierra y cuidarla para que no se infecte. El Reino requiere de nuestra apertura y entrega libre porque es Amor gratuito,

 

XVII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

es el Don de Dios que es nuestro bien. Dejar crecer el Reino significa alimentar este Amor con la escucha de la Palabra y su puesta en práctica en una vida coherente y comprometida, crece además con una vida orante y sacramental.

Un testimonio de fe que dejó crecer el Reino en su vida y hoy recordamos, es el Beato Roberto Nutter, sufrió el destierro y la prisión por la fe en la persecución religiosa en el siglo XVI en Inglaterra; estando en la cárcel profesó en la Orden de Predicadores, mantuvo firme su fe hasta el momento del martirio; que su intercesión nos ayude a que el Reino crezca también en nosotros; él lo vivió en su época, a nosotros nos toca vivirla hoy, en esta realidad en que vivimos la situación de la pandemia, ésta es una oportunidad para que el Reino siga creciendo más y más; que muchos puedan cobijarse en nuestras ramas.

 

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

  

 

        

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Lo sembrado en tierra buena…”

La verdad es que da reparo comentar la parábola del sembrador cuando el mismo Jesús nos la explica. Lo único que podemos hacer es confirmar la explicación de Jesús sobre la suerte que corre su Palabra, su buena notica, que cae al borde del camino, en terreno pedregoso, entre zarzas y en buena tierra…

Lo que sí nos corresponde a nosotros es pedirle que no dejemos que las diversas situaciones en las que nos vemos envueltos impidan que su Palabra penetre en

 

XVI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

 

 

 

 

nuestro corazón y dé fruto abundante. Pedirle que nos regale la luz y la fuerza suficientes para hacerle caso… que es lo la mejor manera, la única manera, para conseguir la alegría de vivir que tanto anhelamos y deseamos.

 

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

  

        

  

 

 

 

 

Reflexion: 

“Sin mí no podéis hacer nada”

El texto está poblado de frases que pueden provocar desconcierto. El labrador, la vid y los sarmientos constituyen imágenes alegóricas muy sencillas cuando se refieren a la naturaleza, pero no lo son tanto cuando caemos en la cuenta de que somos los “sarmientos”. Y es que la vida de sarmiento no es precisamente fácil: si no hay frutos se arranca y se tira al fuego… si hay frutos se poda para que dé más frutos…

¿Viviremos obsesionados por producir frutos? ¿Cuáles son esos frutos que hemos de dar? ¿Se nos empuja a vivir bajo la presión de que una tijera de podar pende sobre nuestras cabezas?

Esa interpretación se aleja de lo que Jesús ha ido comunicando en el evangelio.

 

XVI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

Como dice A. Candiard, cuando una palabra del Evangelio nos produce miedo significa que no hemos sabido interpretarla. ¿Cuál es el mensaje entonces? El Padre envía al Hijo para salvar al mundo; el Hijo nos ama y nos invita a vivir unidos a Él hasta el punto de participar de su propia vida como el sarmiento lo hace de la vid.

Si acogemos esta invitación, si deseamos que nuestra vida adquiera su sentido precisamente en esa vinculación estrecha con Él, los frutos surgirán sin que sepamos cómo, y -aunque parezca mentira porque hay muchas cosas fantásticas que se realizan en el mundo sin referencia explícita al Señor Jesús- viviremos con alegría la sorpresiva experiencia de sentir en lo más hondo de nosotros que no podemos hacer nada sin Él.

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

 

 

 

 

         

 

 

 

 

 

 

Reflexion: 

“Mujer, ¿por qué lloras”

Maria Magdalena, fue discípula y servidora de la comunidad de creyentes que compartieron con Jesús el pan y la palabra. María se resiste a comprender el cambio cualitativo que ha cobrado la nueva vida en Cristo Jesús. Llora, pero a veces el llanto es egoísta. Lloramos por cuanto ya no recibimos.

Es necesario que alguien nos llame por nuestro nombre, para tomar conciencia de la liberación de nuestra angustia, y poder proclamar la alegría de la salvación. Esa alegría surge con el encuentro del Resucitado, que me pregunta “¿por qué lloras?”. He de buscar la causa de mi llanto.

Hay personas de llanto fácil, pero no encuentran la causa de su llanto. A veces es la emoción frágil, otras veces es la experiencia que uno siente por el abandono. Quien tiene el

 

XVI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

corazón quebrado necesita de una experiencia íntima mayor que el dolor, para dar el paso a la alegría.

¿Por qué escogió a una mujer de entre sus discípulos par ser la primera en experimentar la alegría del resucitado? Hay varias razones que me conducen a responder. El Cristo liberador de la muerte y del pecado también rompe con las estructuras de opresión y discriminación. Pero hay una razón también de fidelidad, María Magdalena, permaneció al pie de la cruz cara al dolor y la muerte. No tenía un espíritu traidor ni un espíritu cobarde. Fue incluso capaz de recorrer el lugar de los muertos para buscar a su Señor.

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

 

 

 

 

         

 

 

 

 

  

Reflexion: 

“Ser familia más por el amor que por la sangre”

El evangelista Mateo nos hace ver que el rechazo que sufre Jesús por parte de su pueblo culmina con la ruptura con su familia para formar una nueva con sus discípulos. Este rasgo del Evangelio que predica Jesús parece muy duro: ¿no están los lazos de familia entre los que más estrechamente nos unen unos a otros?

Y, sin embargo, sabemos que no siempre es así y que muchas veces el ambiente familiar se deteriora o se envenena por factores de diverso tipo. Uno de esos factores es, por ejemplo, la distribución de la herencia recibida de los padres. Hasta en las mejores familias, ese asunto es con frecuencia fuente de conflictos, a veces muy vivos y duraderos. Podemos interpretar esas

 

XVI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

 

situaciones como contrarias a la voluntad de Dios, ya quelo que Dios quiere de nosotros es que nos amemos y vivamos en una armonía fraterna con todos.

Por eso, cuando Jesús dice que su verdadera familia la constituyen aquellos que hacen la voluntad de Dios está pensando en esa armonía creada por el amor. No excluye a sus propios parientes, en la medida en que éstos se comportan como verdaderos hermanos y preservan esa armonía. Pero, si no es así, podemos decir que son ellos mismos quienes se excluyen de esa familia que Jesús considera perteneciente al reino que él predica.

No se trata de renegar de la propia familia de sangre, sino de vivir según unos criterios que inevitablemente la relativizan. Invitan a sus miembros a sumarse a esta nueva familia de la que habla Jesús.

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡  

 

 

 

 

         

 

 

 

 

-----------------------------ARCHIVIDO DE REFLEXIONES (2020)-------------------------------

 

abril mayo junio julio agosto  septiembre  octubre  noviembre  diciembre