reflexiones 
de abril de 2020

 

  

 

 

 

Evangelio de Hoy:

San Juan 6, 44-51 

 

Reflexion:

 

“YO SOY”

¿Quién es ese Jesús que atrae de esa manera, que llena de alegría y es fuente de vida, una vida nueva e imparable? El texto del evangelio de Juan se sitúa en el centro del discurso sobre el Pan de Vida.

Toda gira en torno a una de esas siete frases de este Evangelio, que presentan diferentes imágenes de Jesús como fuente de vida: “Yo soy el Pan vivo bajado del cielo”. Del escenario del monte, donde había sido la multiplicación de los panes, se cambia ahora a Cafarnaúm. Tiene dos partes: la primera se centra en Jesús como enviado, y cómo la fe es don de Dios y es el camino para llegar al Padre; en la segunda, Jesús es el pan de la vida, el pan eucarístico.

 

SEGUNDA SEMANA DE PASCUA

 

El es el “Pan vivo bajado del cielo”. La fe no es fruto de nuestro esfuerzo ni voluntad, tampoco un capricho o una moda.

La fe es un don de Dios, la descubrimos al descubrirnos hijos suyos, y la encontramos al acercarnos a Jesús, el que es capaz de dar vida dándose, el que “contagia” algo diferente a lo que nos pueda dar cualquier otro “pan”, el que es fuente de comunión y encuentro.

Los hombres y mujeres de Dios son capaces de hacerse también pan para los demás, alimento cercano y humilde, que se sabe siempre de Dios.

 

 !QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡ 

  

 

 

 

 

 

      

 

 

29 de Abril 


Evangelio de Hoy:

San Mateo 11, 25-30 

 

Reflexion:

 

El evangelio hoy es una Buena Noticia para los cansados y agobiados si vamos hacia Él que nos invita, no nos fuerza a ir hacia su hombro amigo, donde encontraremos el descanso necesario para nuestro cansancio y agobio.

Yugo llevadero. Carga ligera. Por eso suele decirse y es verdad: Dios no da más cargas que las que podamos soportar. Sabe de nuestras fortalezas y de nuestras debilidades; pero sabe también que Él tiene arte y parte en ellas y no abandona a los suyos. Jesús habla aquí con el conocimiento que le proporciona su observación de las gentes, aquel palpar cuánto dolor y cuántas cargas tenían que soportar.

Eso hace que Él se muestre como el que arrima el hombro, la palabra animosa, el silencio

 

SEGUNDA SEMANA DE PASCUA

 

respetuoso. Él es el salvador/palanca que levanta a

cada uno que a Él acude desde la postración y la experiencia del necesitado de ayuda. Esa debe ser nuestra actitud pascual, la de la sensatez, la de la confianza, la de quien pone los ojos en quien inspira toda la confianza y no en otros que llenan de promesas su boca y al final nada hacen.

Y no se trata tan solo de que Él nos ayude y ponga su hombro, sino de que nosotros seamos continuadores de esa actitud: poner el nuestro para que otros se apoyen y encuentren el consuelo anhelado. “No basta sostener al débil, hay que sostenerlo después”, decía Shakespeare. Todo aquello que hagamos por otros no entra dentro del mundo del absurdo, sino que es justo lo que da sentido al absurdo de este mundo. Pero hemos de tener cuidado: ayudar a levantar las pesadas cargas a otros, no te obliga a llevárselas siempre.

 

 !QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡ 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

28 de Abril 


Evangelio de Hoy:

San Juan 6, 22-29

 

Reflexion:

 

Vivir alimentándonos de Jesús, el pan que da la vida

El largo discurso de Jesús en el capítulo 6 del evangelio de Juan tiene dos ejes fundamentales íntimamente unidos: el pan de vida y el pan eucarístico. El fragmento de hoy se refiere al pan de vida. Jesús dice de sí mismo que es “el pan bajado del cielo para dar la vida al mundo”. Es decir, procede del cielo, de Dios, viene de parte de él; y es pan, es alimento. Dicho más en concreto: Dios envía a alguien para que nos dé de comer, nos da pan para que con él nos alimentemos y podamos vivir. Y ese pan es su propio Hijo.

En otro tiempo Dios había dado un pan bajado del cielo –el maná- a los israelitas hambrientos en el desierto.

 

SEGUNDA SEMANA DE PASCUA

Y precisamente los que escuchan a Jesús hablarles del pan de vida le piden que demuestre que también él es un maná como aquel de antaño; sólo así le creerán. Jesús les dice que así como el Padre del cielo alimentó entonces al pueblo en el desierto, así también ahora lo sigue alimentando; pero con la diferencia de que quien coma ahora de este pan –que es él mismo-, es decir, quien lo acepte y crea en él nunca más pasará hambre.

En otras palabras, quien tenga fe en Jesús como enviado de Dios quedará saciado para siempre. ¿No es esta una oferta tentadora? ¿Quién será tan insensato que se atreva a desdeñarla? ¿Osaremos nosotros, como tantos judíos de su tiempo, rechazar ese incomparable don porque “no nos cabe en la cabeza”? La fe es un don de Dios, sí, pero requiere tener las manos y el corazón abiertos para recibirlo.

 

 !QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡ 

  

 

 

 

   

 

 

San Juan 6, 22-29

 

  
Reflexion:

 

“La obra que Dios quiere es ésta: que creáis en el que él ha enviado”

La denuncia de Jesús en este extracto evangélico es muy clara, no podemos buscar a Dios tan sólo para cubrir nuestras necesidades humanas, que también son necesarias, pero no única y exclusivamente. Lo podemos comprobar con claridad en la última frase del texto que se proclama hoy.

La obra que Dios quiere es que creamos en el Enviado, en su Hijo Jesucristo. Creer en Jesús no es cosa de ideas ni de discursos, ni siquiera de un momento esporádico de nuestra vida. Creer en Cristo es una forma de vida y hacerlo vida en nosotros. El cristiano, sea cual sea su estado de vida, debe hacer visible a Cristo presente en cada ser humano. Hoy deberíamos no sólo volver a recapacitar en nosotros cuál es

 

SEGUNDA SEMANA DE PASCUA

 

nuestra conducta ante Dios y los hermanos, si son reflejo de

bondad o por el contrario son reflejo del individualismo al que la sociedad nos invita.

A nivel mundial estamos viviendo circunstancias dolorosas e inquietantes y ahí es donde Jesús como a sus contemporáneos nos pone en jaque. Debemos de buscar a Dios para que fortalezca nuestro cuerpo y nuestro espíritu para poder estar al lado de aquellos que más sufren, de aquellos que la desesperanza no los deja levantar la cabeza.

Las obras de misericordia que nos propone la Iglesia como modo de santificación no son cosas pasadas de moda, sino que es la hoja de ruta del seguidor de Cristo, ellas nos ayudan a desalojar de nuestro corazón el egoísmo y dejar de mirarnos nuestro propio ombligo para mirar los ojos de los otros, donde encontraremos al Dios que quizás no nos pueda pagar la factura de la luz, pero sí nos dará la fuerza necesaria para poder seguir adelante con la certeza y la alegría de pasar por la vida haciendo el bien, a ejemplo de nuestro Señor Jesucristo.

 

!QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡ 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

Evangelio de hoy: 
San Marcos 16, 15-20 

  
Reflexion:

 

"A los que crean les acompañarán signos"

En este capitulo del Evangelio de San Marcos se narra la Resurrección de Cristo y el envío de los apóstoles. La Pascua es la gran Noticia, la auténtica Buena Nueva que ningún cristiano debe guardarse para sí, sino predicarla al mundo entero, a toda la humanidad que entonces y ahora tanto la necesitan. Solo Jesús salva. Es una Salvación integral que abarca todas las dimensiones del ser humano: desde la mediocridad o tibieza hasta la superación definitiva del pecado y la muerte.

La predicación implica el testimonio personal de los cristianos. Por eso el Evangelio nos dice que a los que crean les acompañarán unas señales, unos

 

SEGUNDA SEMANA DE PASCUA

 signos inequívocos, extraordinarios, pero especialmente el Amor, pues “solo el Amor es digno de Fe”. Los cristianos somos otros “cristos” entre los hombres y, en ese sentido, tenemos una alta responsabilidad: la de ser testigos fiables del Evangelio de la Pascua.

En estos momentos de miedo e incertidumbre, la Iglesia, es decir, cada uno de nosotros, tenemos que predicar la Pascua de la Esperanza. Como se puede leer en los Hechos de los Apóstoles, a los cristianos se les conocía por el amor y la solidaridad que se tenían entre ellos. Como reza la conocida canción: “Alegría hermanos, que si hoy nos queremos es que Resucitó”. Es esta la misión a la que Jesús nos manda, porque la Pascua es un Acontecimiento dinámico y la Iglesia que somos no tiene razón ni sentido si no predicamos poniéndonos en camino hacia el hermano necesitado de pan, de salud y de Dios.

 

 !QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡ 

   

 

 


  
Reflexion:

 

“Iban a llevárselo para proclamarlo Rey”

Nos podemos preguntar por qué la iglesia coloca este evangelio de la multiplicación de los panes y los peces en este tiempo que estamos, que es el tiempo de Resurrección. Una respuesta a flor de piel es porque este evangelio entronca con la resurrección de Jesús.

Poco a poco, cada día que se va adentrando más y más en proclamar su buena noticia al pueblo, Jesús va dando señales de quién es realmente, no solo es hombre, es también Dios, es también el Hijo de Dios. Y porque es el Hijo de Dios puede

 

SEGUNDA SEMANA DE PASCUA

 

realizar signos especiales, milagros. Y porque es el Hijo de Dios no puede morir para siempre y su Padre Dios le resucitará al tercer día. Y porque es Hijo de Dios nos conquistará para todos nosotros resucitar después de nuestra muerte a una vida de total felicidad y para siempre.

Los que han presenciado el milagro de Jesús y son saciados de pan y pescado, le quieren proclamar Rey, un rey milagrero que sacie sus necesidades materiales. Pero Jesús deja claro que quiere ser otro tipo de Rey. Viene a ofrecernos su cuerpo y su sangre que contiene lo que más necesita el corazón humano y que salta hasta la vida eterna, hasta la resurrección: su amor, su perdón, su luz, su vida de esclavo… Jesús es un Rey especial.

 

 !QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡ 

  

 

 

 

 

  


Reflexion:

 

El que cree en el Hijo

El discurso del evangelio de hoy sigue ahondando en lo esencial del encuentro de Jesús y Nicodemo. Nos muestra dos orígenes, 2 tipos de personas; al hablar de la tierra refiere a la persona que carece de vínculos con Dios, es el que “habla de las cosas de la tierra”; y al hablar del cielo alude a Jesús mismo quien “da testimonio de lo que ha visto y oído”. Jesús muestra el rostro del Padre, el ser y el hacer de Padre. Acoger, creer en la Palabra del Hijo significa aceptar a Dios mismo.

Para la comunidad joánica es importante clarificar que Jesús es el Hijo de Dios. Acoger el mensaje de Jesús, es acoger a Dios, aceptar su presencia sanadora y liberadora, como dice el

 

SEGUNDA SEMANA DE PASCUA

 

salmo “el Señor lo escucha y lo libra de sus angustias”.

Es necesario optar entre aceptar que Dios está ausente en la vida o acoger la presencia salvadora de Jesús, ya presente en la vida cotidiana, en gestos y palabras que expresan perdón, alegría, estoy contigo, amor, escucha, creo en ti.

Esta opción es personal, la invitación en este evangelio se repite “El que acepta su testimonio”, “El que cree en el Hijo”. Los que acogen esta invitación son transmisores del rostro de Dios a través de sus vidas. ¿Tú que respondes a esta invitación?

 

 !QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡ 

  

 

 

 

 

22 de Abril 

Evangelio de Hoy: San Juan
3, 16-21

 


Reflexion

 

Para que el mundo se salve
por Él

“Tanto amó Dios al mundo que entregó su Hijo único… para que el mundo se salve por él”.

El Hijo de Dios, Jesucristo, es la expresión de amor más cercana que podemos recibir de Dios. Sólo se requiere fe, aceptación de su persona y su palabra, para acoger toda luz que proviene de Él.

Quizás, alguien piense que esta pandemia global que estamos padeciendo sea un castigo de Dios. Este tipo de pensamiento surge por una conciencia intranquila y temerosa. Con este tipo de pensamiento, sólo se expresa una imagen negativa de

 

SEGUNDA SEMANA DE PASCUA

 

 

lo que Dios es. Hemos de levantar la mirada más allá de nuestros miedos, y abrir nuestra comprensión de una imagen nueva, y sostenible en el tiempo, de un Dios lleno de amor para con nosotros.

Lo expresó con su Hijo, Jesucristo, invocando el perdón amante en la cruz. Una entrega total, que nos permite mirar a Dios de otra manera. Escuchando nuestros gritos mientras vivimos en la opresión, liberándonos de cualquier esclavitud. Reconciliando nuestra vida con su vida. Invitándonos a participar de la vida divina. Sólo nuestra libertad dará luz verde para que tal acontecimiento suceda.

“Tanto amó Dios al mundo…” es una frase que nos ha de hacer pensar en la bondad de Dios. Él es toda bondad, y quiere manifestarse en nosotros trayéndola a nuestra existencia. Dios no quiere que suframos, Él en su bondad, se solidariza en nuestra vida, viviendo y padeciendo nuestros sufrimientos, para que sintamos cómo nos sostiene, y alcancemos la alegría en el dolor.

 

 !QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡ 

  

 

 

Evangelio de Hoy: San Juan 3, 5a, 7b-15

 

Reflexion

 

"Tenéis que nacer de nuevo”

Seguimos dentro del diálogo con Nicodemo. Es lo que el evangelista plantea en los cuatro primeros capítulos de su Evangelio: Jesús lo renueva todo y todo se ha de interpretar desde él, que es camino, verdad y vida.

“Hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto”

Se trata de permitir que se manifieste lo que Jesús ha realizado. Hablamos de lo que sabemos, es decir, el cristiano o habla desde la experiencia de la salvación realizada por Jesucristo o no tiene nada que decir. Y esto se conecta con la vida real. Con el momento presente.

Y desde ahí ver cómo el testimonio de la novedad surgida de la Resurrección de

 

SEGUNDA SEMANA DE PASCUA

 

 

Cristo, nos lleva a estar más pendientes los unos de los otros y a procurar compartir lo que tan generosamente hemos recibido.

¿Cómo puede ser eso? Preguntó Nicodemo y la única explicación es: hay que nacer de nuevo. Esa es la novedad pascual: un nuevo nacimiento. Una nueva forma de ser que tiene como consecuencia una nueva forma de vivir, de verlo todo y de entenderlo todo. Y cuando esto ocurre, las situaciones se viven de otra manera. Es la solidaridad afectiva y efectiva. Es la substancia del “Amaos como yo os he amado”.

Desde luego ya nada será igual. Pero no porque nosotros vayamos a hacer las cosas de modo diferente, sino porque la consecuencia de la Pascua marcó para siempre el sendero de la Humanidad. El ser humano es ya una criatura nueva. Y esa realidad tendrá que ser reconocida y asumida. Tenemos que dar testimonio de la resurrección.

 

 !QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡

 

  

 

 

20 de Abril 

Evangelio de Hoy: San Juan 3, 1-3


 

Reflexion

 

El Espíritu Santo

El evangelio de hoy nos presenta a un personaje que siente la inquietud por el Maestro, las cosas que oye de Él, los milagros y predicación, por eso le admira y cree que Él es de verdad el Mesías, “Rabí, sabemos que has venido de parte de Dios, como maestro porque nadie puede hacer los signos que tú haces si Dios no está con él".

Nicodemo fue a ver a Jesús de noche, por miedo, por respeto humano a todos los judíos. Tenía hambre de vivir en esa verdad que buscaba y anhelaba, pero le faltaba el nacer de nuevo no en la carne sino en el Espíritu Santo.

“Te lo aseguro”, esta afirmación la repite Jesús por dos veces: Primero dice “el que no nazca de nuevo”, después “el que no nazca del agua y del Espíritu”. La pregunta desconcertante de

 

SEGUNDA SEMANA DE PASCUA

Nicodemo es “¿cómo puede nacer un hombre siendo viejo?”. No se

trata, le dice Jesús, de nacer en la carne sino en el espíritu.

Aquí comienza la conversión profunda del corazón y se empieza a vivir la vida nueva que Jesús proclama, a vivir en el Espíritu Santo, a nacer del agua purificadora del bautismo que nos hace hijos de Dios y deja su huella en el alma para que podamos ir creciendo en la fe y el amor.

“El viento sopla donde quiere y oyes su ruido”, igual que el soplo del Espíritu Santo en nuestras almas nos va dirigiendo casi sin darnos cuenta, pero modela nuestro ser y nos va transformando en esa imagen viva de Dios.

¡Ojalá ese Espíritu fuera en nuestra sociedad y en todos los rincones el que moviera los corazones de todos para poder vivir en justicia y paz, en igualdad de hermanos, borrando todo egoísmo y deseo de poder y mirando el bien del otro!

 

 !QUE EL SEÑOR LES BENDIGA¡

 

 

 

 

 

 

  

-------------------------------ARCHIVIDO DE REFLEXIONES (2020)---------------------------------

 

abril mayo junio julio agosto  septiembre  octubre  noviembre  diciembre